ORIGEN

Las aguas termales de Baños de Cuenca son afamadas en todo el mundo por sus propiedades terapéuticas, las cuales proceden del interior de una falla geológica que tiene el aspecto de un muro muy ancho de 400 metros de longitud y 10 metros de altura; este lugar es conocido como “La Loma de los Hervideros”.

TEMPERATURA

El agua en estado natural es de tipo hipotermal y emerge a la superficie a una temperatura de 75°C, la más alta para aguas termales en el Ecuador. Estas son sometidas a un proceso de enfriamiento para llevarlas hasta las termas, piscinas, baños turcos y se mantiene a una temperatura ideal que oscila entre los 36°C  y 42°C.

COMPONENTES MINERALES

Se dice que las aguas termales curan todas las enfermedades, esto se debe a los componentes minerales como el hierro, flúor, bromo, boro, yodo, sodio, cromo, silicio carbónico y fósforo. Al sumergirse en el agua, la piel absorbe los minerales en pequeñas camntidades, los cuales son depositados en el tejido celular subcutáneo y activan el metabolismo orgánico. Ademas el calor del agua produce un efecto placentero, revitaliza y disminuye cargas negativas, rehabilita y relaja el cuerpo, exfolia la piel etc.

PROPIEDADES CURATIVAS

Los científicos que han examinado las aguas termales de Baños de Cuenca coinciden en que presentan características únicas que las hacen ideales para el tratamiento de varias enfermedades como el reumatismo, afecciones de las vías respiratorias, anemias, estrés, acné, gastritis, cálculos biliares, ansiedad, etc. El vapor que proviene de estas aguas es rico en minerales que desintoxican la piel y actúa en las vías respiratorias ayudando a aliviar problemas como el asma, bronquitis y catarros. Los efectos terapeúticos dependen de la temperatura y el tiempo de inmersión.